transicion_profesional_individual

Dentro de las direcciones que podemos tomar para reconducir nuestra vida profesional, está la de asistir a un programa de transición donde todo nuestro pasado laboral se extiende sobre la mesa para encontrar y enfocarnos en los puntos fuertes que potenciaremos y los logros que hemos obtenido hasta ahora.

“Nuestros logros están ahí aunque no los podamos ver a simple vista”

Una alternativa a los programas de Outplacement en grupo son los programas de transición profesional individual.

Existen diferentes metodologías, cada una con sus ventajas y, en algunos casos, inconvenientes. Este artículo no es para explicar en detalle cada una de ellas porque es imposible conocerlas todas en profundidad. Aquí solamente daremos una orientación de lo que se pretende lograr con un programa de transición profesional individual.

Antes de salir al mercado y después de un proceso de salida, voluntaria o no, de un puesto de trabajo, lo mejor es tomarse un tiempo de reflexión dirigida que nos permita hacer una síntesis y destilar todo lo que ha sido nuestra vida profesional hasta ese momento para despojarla de cualquier atisbo de emociones como rabia, frustración o tristeza. Tenemos que ser capaces de explicar lo que hemos hecho de manera esquemática dotando a nuestro discurso de ejemplos reales o situaciones que demuestren lo que somos.

Siguiendo con esta reflexión dirigida, es importante aprender a conocer nuestras competencias y nuestros puntos de mejora, lo que nos motiva y lo que no, para poder también trabajarlos de forma que, si nos entrevistan más adelante, seamos capaces de explicarlo sin esconder nada y mostrándonos como somos, de manera segura y sincera.

Una vez destiladas las emociones y habiendo reflexionado sobre nuestro pasado profesional y sobre nosotros mismos, el siguiente paso es pensar cuál es el objetivo. El objetivo no debería ser “encontrar trabajo” sino “ser (Director de Marketing, Controller…)“, quizás ahora nos demos cuenta de que es el momento de hacer un cambio, de empezar una transición hacia un objetivo más acorde con nosotros mismos. No siempre se da; pero puede suceder que nuestro deseo sea cambiar de área, éste sería el momento para empezar a hacerlo.

A partir de aquí, redactaremos nuestro Curriculum Vitae y nos prepararemos para la salida al mercado de una forma mucho más controlada y teniendo muy claro cuál será nuestro próximo paso.

En el siguiente artículo trataremos la salida al mercado laboral.

Fuente: evoluciona_t