Las razones por las que se salta de puesto en puesto pueden ser distintas por múltiples factores, Lo importante es saber explicarlas porque en algunos casos, esto refleja una imagen negativa del candidato.

¿Tener éxito en la carrera profesional está relacionado con saltar de puesto en puesto cada poco tiempo?

Hasta ahora, este tipo de carreras profesionales era más común a ciertos niveles que permanecer estable en una compañía con o sin promoción interna.

Las razones por las que se salta de puesto en puesto pueden ser distintas, en muchos casos se producen por desconocimiento o desinformación, el candidato no se informa suficiente durante el proceso o lo prometido no se cumple.

Lo importante es saber explicarlas porque en algunos casos, esto refleja una imagen negativa del candidato.

¿Qué señales recibe la empresa? ¿Cómo podemos paliarlas?

1. Cumplir la regla de los dos años

Dos años es el tiempo necesario para llegar al final de la curva de aprendizaje en un puesto. Existen factores del entorno/sector que podemos conocer de antemano, características del puesto con las que podemos estar familiarizados si venimos de un puesto similar; pero lo que no podemos conocer antes de entrar es: la empresa, sus relaciones de poder, la comunicación interna, las personas, la filosofía de la compañía… si estamos menos de dos años en un puesto de trabajo puede parecer que no hemos comprendido ni aprendido nada de la empresa. Se suele decir que durante el primer año aprendemos y obtenemos de la empresa, y durante el segundo año, cuando ya hemos interiorizado la cultura de la compañía, aportamos valor a la compañía.

2. Ser estable: la estabilidad es un valor para las compañías

Las compañías de un tamaño determinado invierten en la formación de sus empleados, quieren (más que deben) invertir en ellos; pero, ¿qué imagen damos si vamos de puesto en puesto? Como directivos, es probable que no nos guste invertir en alguien que probablemente se marchará en menos de uno o dos años, es dinero perdido para la empresa…

A las compañías les gusta que los objetivos profesionales de sus empleados estén alineados con sus objetivos como empresa.

3. Saber lo que se quiere

Para terminar con el salto de puesto en puesto es importante saber qué queremos, cuál es nuestro objetivo profesional.
Para perfiles con más experiencia, este tipo de trabajo interno se realiza en los programas de transición profesional. Una parte de la metodología está dirigida a encontrar el objetivo profesional de cada uno basándonos en logros anteriores y retos futuros.

Es normal que los perfiles más jóvenes y con menos experiencia no tengan sus objetivos muy claros; pero, al llegar a una cierta edad o nivel profesional, cada uno tiene que saber lo que quiere hacer y por qué.  Para estos profesionales, en evoluciona_t tenemos un consejo:
“Hoy en día tenemos muchas herramientas a nuestro alcance para informarnos sobre las diferentes industrias, sectores, tipos de empresa, etc. Vale la pena estudiarlas y estudiarse a uno mismo para encauzar la carrera profesional con garantías de éxito.”

4. Aprender es un objetivo en sí mismo

Una vez tenemos claro el objetivo y la industria a la que queremos dirigirnos, aprender es uno de los objetivos clave, esto nos permitirá tomar las mejores decisiones y no saltar de puesto en puesto. Aprender y saber nos hará un valor seguro dentro de la compañía de manera que también nos ayudará en nuestra promoción interna y en avanzar en nuestra carrera profesional.

“Lo maravilloso de aprender algo, es que nadie puede arrebatárnoslo” B.B. King