Una reflexión sobre cómo puede sentirse un emprendedor en cuanto a si mismo y en relación a su entorno. ¿Tienes miedos? ¿Quieres dejarlo todo? ¿Cómo aceptas cambiar el rumbo? ¿Está tu plan consolidado?

Miranda Wilkotz nos ofrece su visión experta en un artículo fresco y diferente sobre la emprendeduría.

Por Miranda Wilkotz.

Mientras encendía el ordenador para empezar a escribir, le explicaba a mi marido qué hacía y él, bromeando, me dijo, “Emprendeduría básicamente se divide en dos tipos.  La emprendeduría que se hace, y la que nunca se llega a hacer.”  ¡Maldito sea!  En una frase, resumió años de aprendizaje y estudio mío.  Y ya no tengo mucho más que decir…

Si me preguntas cómo saber si eres un emprendedor de los que lleva a cabo su proyecto o bien de los que nunca lo llega a hacer, te diré que la respuesta es evidente: la única manera es empezar. Ahora bien. Empezar, cuando estas lleno de dudas y el camino está lleno de incertidumbres, no es tan fácil.  
Después de años trabajando mano a mano con emprendedores, tengo una cosa clara: los que realmente llevan a acabo sus proyectos y también los que realmente disfrutan de sus proyectos, son los que empiezan con un plan y a la vez están abiertos a cambiar de rumbo si el proyecto lo necesita. Los que disfrutan con el aprendizaje de cada día.

Dicho así, suena fácil. Planificar, empezar, aprender, disfrutar.  Pero para hacerlo bien, deberías tener en cuenta varias cosas.  La primera es que cuando empiezas a desarrollar una idea, es emocionante y todo parece posible.  Cuando lo empiezas a planificar, te das cuenta de lo complicado que es atar todos los cabos para ponerlo en marcha.  De allí, la importancia de empezar.  Si te quedas en la fase de planificación, tu proyecto será uno de los que nunca se llega a hacer.

La segunda es que empezar o lanzar tu negocio, es sólo el principio. A partir de ahí tendrás que escuchar, luchar, aprender y afinar. ¿Cómo se disfruta de eso?  ¿Cómo se disfruta de aprender lo que es no conseguir el cliente que tanto querías?  ¿Disfrutar de aprender lo que son tiranteces de cash flow?  ¿Disfrutar de ver que tu plan no se cumple?  Porque eso es lo que quiero decir con disfrutar del aprendizaje de cada día.  Y sí, se puede disfrutar, porque el no conseguir el cliente que tanto querías, si sabes escuchar bien y aprender, te llevará a conseguir muchos clientes más.  Los problemas iniciales de cash flow te enseñaran a planificar mejor. Y, si bien tu primer plan no se cumple, puede enseñarte la manera de hacer un plan a la vez más realista y más ambicioso que el inicial.  Y disfrutaras paso por paso de su ejecución.

Cada etapa del crecimiento de tu negocio, y de tu crecimiento como emprendedor, seguirá el mismo modelo, y después de unos cuantos planes, unos cuantos principios, y unas cuantas lecciones aprendidas, verás como se juntan los pasitos para hacer que tu proyecto sea cada vez mejor.  Y de repente, te darás cuenta que tu emprendeduría es del tipo que se hace.


Miranda es consultora para pequeñas empresas en Wilkotz Consulting.

Miranda ha trabajado en PYMES en España durante aproximadamente 10 años responsabilizándose de la creación de la estructura, operaciones y lanzando sus productos al mercado. En los últimos años se ha especializado en proyectos de consultoría para dar el primer paso de una idea o de un producto, cómo y cuándo lanzar una idea al mercado, qué y cómo consolidar el negocio después del primer paso de lanzamiento. Perfil completo