Errores_evitar_entrevista

Dicen que la primera impresión es importante, no dejes que un desliz evitable quiebre tus posibilidades de acceder a un puesto de trabajo que te interesa.

Cuando nos llaman para una entrevista siempre queremos causar buena impresión. En este punto, tendremos en cuenta que la persona que nos va a entrevistar ya ha leído nuestro Currículum Vitae, nuestra carta de presentación y seguramente ha revisado nuestro perfil en LinkedIn; pero es cierto que, como dice el viejo refrán, las primeras impresiones son las más importantes y un pequeño error puede echar por tierra todo el trabajo realizado hasta entonces.

Dejaremos de lado consejos que nos parecen obvios como pueden ser: no llegar tarde, ir vestido de forma apropiada o no contestar al móvil. Los errores a los que nos referimos están relacionados con nuestra actitud durante la entrevista:

1. Hablar de sueldo y beneficios fuera de tiempo
Ya habrá tiempo para entrar en la conversación económica. Es mejor dejar que la persona que nos entrevista lleve la conversación como lo tenga previsto. Precipitarnos y entrar a preguntar sobre salario, beneficios, etc. puede ser contraproducente y causar mala impresión. Es mejor conocer con antelación los detalles y la responsabilidad del puesto de trabajo para poder valorar mejor la oferta económica posterior.

2. Hablar mal de nuestra anterior colocación o de nuestro anterior jefe.
No importa si la situación era mala o si nuestra salida fue traumática, no es recomendable hablar mal de nuestro anterior puesto ya que eso pone en duda que no podamos volver a hacerlo en un futuro.

3. Esconderse de algunas preguntas o hablar demasiado.
Igual que uno quiere saber acerca del nuevo puesto, nuestro empleador querrá saber algo más acerca de nosotros por ello es bueno no ser evasivo por un lado, y por el otro, no acaparar toda la conversación. Es importante escuchar y tratar de mantener una conversación equilibrada donde uno y otro proporcionen la información necesaria y se dejen el suficiente espacio para preguntar.

4. No hacer preguntas
No importa si durante la entrevista se ha tenido la oportunidad de preguntar acerca de lo que nos preocupa, cuando nos preguntan si tenemos alguna duda o cuestión que queramos saber, es interesante tener alguna pregunta preparada.

5. No prepararse la entrevista
Conviene buscar e investigar qué tipo de empresa nos está solicitando e intentar entender cuáles van a ser las posibles responsabilidades de nuestro nuevo puesto de trabajo. Esta información nos ayudará a obtener un mejor resultado de nuestra entrevista.

6. Mentir
No conviene mentir, tal como hemos explicado en algún otro artículo, ya que nos descalifica inmediatamente como candidatos al puesto de trabajo y denota nuestra debilidad. Hay que afrontar, ser valiente y explicar sin miedo.

7. No estar ni parecer atento
Nuestro entrevistador merece toda nuestra atención y debemos demostrárselo. Estar poco atento puede hacernos parecer desinteresados, eso no es muy deseable teniendo en cuenta que estamos en una entrevista para un puesto de trabajo que queremos.

En resumen, es importante intentar averiguar cuál es el perfil que se requiere para el puesto de trabajo e intentar obtener el máximo de información de lo que se espera de nosotros en este puesto y mostrarnos como los grandes profesionales que somos sin importar la situación personal en la que nos encontremos.