Socio Director
de Jakobsland Partners

Santiago es Socio Director de Jakobsland Partners; pero su carrera de más de 15 años como directivo en la función de Recursos Humanos, le ha llevado a posiciones en distintos sectores y tipologías de empresas como Newell Rubbermaid, Pronovias y AC Hotels.  Santiago es una persona muy activa y, además de tener un MBA por el IESE, mantiene un blog, corre maratones y es padre de dos niños.

Autor de El blog de Santi Garcia
Perfil en LinkedIn
Twitter: @Santi_Garcia


T.E: Gracias Santiago por compartir tu tiempo y concedernos esta entrevista para www.talentoenevolucion.com
¿Crees que esta crisis ha convertido al factor humano de las empresas en un recurso prescindible y no suficientemente valorado?

Santiago: Hay que reconocer que las decisiones de algunas empresas dan que pensar, pero en mi opinión una compañía que no valore suficientemente su capital humano está cometiendo un error estratégico que antes o después le pasará factura. No debemos olvidar que son las personas que forman la organización las que, con su competencia, su comportamiento y su compromiso, pueden dotar a ésta de las capacidades de aprendizaje e innovación necesarias para hacer frente con éxito a los retos de un futuro difícil de prever.

De hecho, detectamos un interés creciente entre nuestros clientes en crear entornos de trabajo que fomenten la iniciativa, la agilidad y el entusiasmo de sus empleados, en el entendimiento que estas cualidades son claves para su competitividad.

T.E: ¿Qué crees que se deja de hacer en recursos humanos?

Santiago: Pienso que muchos directivos de RR.HH. están desaprovechando una oportunidad única. Estamos asistiendo a un cambio de época. Para adaptarse las empresas necesitan replantearse sus modelos de negocio y organización. Para competir en este nuevo escenario dinámico, complejo e incierto, las empresas necesitan estructuras más ágiles y flexibles, y esto depende, en gran medida, de qué capacidades posean y cómo se comporten las personas de la organización.

Esto representa para Recursos Humanos una oportunidad única para reivindicar con los hechos el papel de “socio del negocio” que durante tanto tiempo ha reclamado y pilotar desde la gestión de personas los cambios que las organizaciones necesitan. Sin embargo me da la sensación de que a muchos les ha pillado en fuera de juego, no tienen claro qué valor pueden aportar y, por tanto, corren el riesgo de quedar al margen de los proyectos de transformación organizativa que pongan en marcha sus empresas.

T.E: ¿Cuáles son las nuevas tendencias en el ámbito de recursos humanos?

Santiago: Para preservar su competitividad las empresas deben adaptar sus prácticas de gestión de personas a las exigencias de un mundo que ha cambiado. En general, observamos una creciente preocupación entre las empresas por la imagen que proyectan en el mercado de empleo. Algunas compañías ponen en marcha comunidades de talento para atraer (y preseleccionar) candidatos potenciales mientras que otras aprovechan las redes sociales de los miembros de su organización –o incluso de sus antiguos empleados – para amplificar su oferta de empleo en el mercado.

A la hora de la contratación aumenta la proporción de personas que colaboran con la organización a través de vínculos de naturaleza mercantil, lo que facilita la contratación de colaboradores en cualquier rincón del globo y la configuración de equipos virtuales.

En el ámbito de la organización del trabajo nos encontramos con la generalización del uso del teletrabajo y la organización por proyectos. También detectamos una tendencia hacia una mayor transparencia, la descentralización de los procesos de toma de decisiones y la implantación de fórmulas de trabajo colaborativo en red.

Asimismo constatamos una creciente preocupación por el compromiso y la felicidad de los miembros de la organización, desde el convencimiento de que esa felicidad tiene un impacto directo en su desempeño. Por otra parte, el aprendizaje informal cobra protagonismo frente a la formación en un escenario donde trabajo y aprendizaje continuo difícilmente se entienden el uno sin el otro.

T.E: ¿Crees que va a cambiar algo en los modelos de contratación a partir de ahora?

Santiago: Los modelos de contratación tienen que responder a la realidad de un mercado de empleo globalizado, donde cobran protagonismo los llamados trabajadores del conocimiento y donde las empresas trabajan más por proyectos. Una relación de naturaleza laboral no siempre será la más conveniente y cada vez será más frecuente la utilización de contratos de naturaleza mercantil. Por otra parte, las coordenadas espacio temporales perderán peso desde el momento en que gracias a la digitalización muchos trabajos se pueden llevar a cabo desde cualquier lugar y en cualquier momento. Hacen falta nuevas figuras que den respuesta a todos esos cambios.

T.E: ¿Cómo ves el futuro laboral en España?

Santiago: Creo que no debemos descartar un escenario de “jobless recovery”. Opino que tardaremos en digerir el reventón de la burbuja inmobiliaria y las necesarias reconversiones del sector financiero y el sector público, que antes o después incrementarán las ya elevadas cifras de parados. La creación neta de empleo tardará bastante más de lo que se dice y es muy probable que a una parte de la población laboral no le quede otra alternativa que la emigración.

T.E: ¿Cómo ves a las nuevas generaciones frente a su futuro profesional?

Santiago: Las nuevas generaciones tienen que competir en un mercado de empleo mucho más dinámico y globalizado. Hay muchos jóvenes que son conscientes de esta realidad y están dispuestos a luchar. Para hacerlo con éxito deberían empezar por conocerse bien a sí mismos, ya que no es momento de perder energía nadando contra corriente, sino de buscar aquellas oportunidades que mejor encajen con sus cualidades y sus intereses, aunque ello suponga moverse a otra ciudad, o a otro país. También deberán adoptar una actitud de aprendizaje continuo y asumir que ellos son los primeros y últimos responsables de su desarrollo profesional y, por tanto, de su empleabilidad.

T.E: ¿Cómo son las nuevas generaciones trabajando?

Santiago: Son diferentes, entre otras cosas porque su entorno natural de relaciones interpersonales es la Red y esto influye sobre sus pautas de comunicación, su forma de procesar la información, o su actitud frente a autoridad, normas y jerarquías. En general, esta nueva generación aporta a las empresas valores como la meritocracia, la transparencia, o la colaboración, muy en línea con las fórmulas organizativas más orgánicas y abiertas que tienden a adoptar las empresas para ganar en adaptabilidad ante un entorno en constante transformación.

T.E: ¿Piensas que todo el mundo puede ser emprendedor?

Santiago: Ser emprendedor no es solo tener una idea de negocio. Arrancar y sacar adelante un proyecto empresarial requiere además energía, sacrificio, valentía, perseverancia, adaptabilidad e influencia; una combinación de atributos que no todo el mundo posee.

T.E: ¿Piensas que algunos candidatos pueden no tener claras sus competencias reales cuando se enfrentan a un cambio laboral?

Muchas personas no tienen claro cuáles son sus capacidades, ni como otros perciben su comportamiento, ni se han parado a reflexionar sobre cuáles son los motivadores que les mueven a la acción. Pero no solo en escenarios de cambio laboral, sino también en su día a día profesional. El resultado son empleados menos satisfechos y menos productivos de lo que podrían ser si la organización estuviese aprovechando esos talentos ocultos.

T.E: ¿Crees que la gente busca salario más que satisfacción del puesto de trabajo?

Santiago: Pienso que todo el mundo, en mayor o menor medida, desearía tener un trabajo que le resultase satisfactorio. Otra cosa es que (afortunadamente) no a todo el mundo le satisfacen las mismas cosas, ni en la misma proporción: Hay quien lo que más valora es el salario, pero también hay quien valora las posibilidades de aprender cosas nuevas, la calidad de las relaciones humanas, las oportunidades de ascenso, el poder ayudar a los demás, o las facilidades para compatibilizar su trabajo con sus actividades extralaborales. Lo que sucede es que, en ocasiones, las personas desarrollan trabajos que no satisfacen sus motivadores, y esto puede llegar a afectar negativamente a su desempeño.

Desde aquí te ofrecemos www.talentoenevolucion.com como una plataforma para compartir tus ideas cuando quieras.