Los líderes de equipo tienen una gran responsabilidad porque muchas veces, su trabajo se ve acrecentado por otro que es casi más importante, que es conseguir que el equipo funcione y crezca.

Hoy querríamos hablar de diferentes maneras de trabajar con equipos para fomentar la integración y el team building.

Los líderes de equipo tienen una gran responsabilidad porque muchas veces, su trabajo se ve acrecentado por otro que es casi más importante, que es conseguir que el equipo funcione y crezca. No se trata solamente de que las cosas se hagan sino de que la gente crezca y con su trabajo haga crecer al conjunto de la organización en responsabilidad, calidad, funciones,…

Hay diferentes metodologías que trabajan los equipos, de manera formal o informal, basados en distintas técnicas, ¿cuál es mejor? Ninguna y todas, depende del estilo de la compañía, y de las habilidades de management del equipo directivo.

Los equipos los conforman personas con diferentes contextos y personalidades, que tienen puntos de vista y maneras de hacer diferentes, cada vez y en función de objetivo y resultados que persigamos como managers y directivos, quizás tengamos que variar el método que se ha de desarrollar para que un equipo se cohesione y funcione.

Unos ejemplos:

Juegos en equipo.

Desde juegos en una sala donde por ejemplo, todos encima de una tela gigante hemos de darle la vuelta sin salirnos de ella, hasta juegos outdoor  con chorros de pintura o cocinando en equipo.
¿Por qué gustan? Porque son activos, descargan adrenalina y permiten focalizarnos en un objetivo común fuera del ámbito laboral y fuera del ambiente creado.

Reuniones informales.

Aquí entran desde reuniones de equipo para salir a cenar o tomarse algo, hasta reuniones en las que cada uno comparte con el resto del equipo alguna cosa en la que tiene talento, por ejemplo hacer un piscolabis en el que cada uno aporta un plato. ¿Por qué están bien y se considera que forman parte de este tipo de técnicas? Porque cada uno se implica para agradar a los demás, para que los demás disfruten con el esfuerzo y el trabajo que ha supuesto cocinar algo para ellos, poniendo como ejemplo el piscolabis.

Reuniones semanales.

Esta quizás es la parte más formal pero ayuda a que todos vean lo que hacen los demás y se den cuenta de las dificultades que cada uno tiene en su área de responsabilidad para lograr sus objetivos. Aquí se ve la implicación que todos necesitan de los demás para que la organización funcione. ¿Por qué son interesantes? Porque dan una visibilidad de conjunto del trabajo de todos, como organización, todos entendemos y todos podemos ayudar a que otro cumpla sus objetivos.

Técnicas apreciativas.

Existen otras técnicas más novedosas que pueden ser organizadas por equipos especializados, que acostumbran a tener muy buenos resultados y que ayudan a los equipos promoviendo un enfoque positivo para construir capacidades, contagiar fortalezas y estimular los resultados de la organización; nos referimos a los Diálogos Apreciativos (Appreciative Inquiry).

Disponemos de mucha información y casos de éxito que iremos compartiendo en otras entregas pero lo más importante que queríamos transmitir es que:

El equipo nace desde la voluntad de todos en conseguir que funcione, tenga crecimiento y continuidad.