comunicar_bien_distancia_corta

Para lograr nuestro objetivo, hemos de dedicar tiempo a  trabajar sobre nuestro discurso para que sea coherente y tenga el impacto que pretendemos.

Hemos hablado muchas veces acerca de lo importante que es comunicar correctamente en una entrevista o en un evento de networking.

Recordemos la situación por un momento: Estamos delante de una persona que nos interesa profesionalmente, no es un momento para estar nervioso pero… ¿Cómo nos presentamos? ¿Somos capaces de definirnos en un minuto? ¿Qué mensajes queremos que recuerde?

No tenemos más de dos minutos y nosotros preferiríamos decir que es mejor presentarse en un minuto (segundos más o menos). ¿Por qué? Porque la atención de nuestro interlocutor es limitada y nuestro mensaje tiene que ser muy potente y claro, con pocas ideas pero muy concretas y remarcadas con palabras o con pausas y el tono de voz.

Recordad que este pequeño discurso va un paso más allá de la síntesis profesional, nuestro interlocutor ya nos conoce, sabe nuestro nombre y solamente hace falta incorporar datos que puedan ser de su interés para que siga con nosotros. Nuestra opinión es que lo tenemos que llevar preparado de antemano, dentro de nuestro programa trabajamos este punto de un modo especial porque es lo que nos puede dar la oportunidad de presentarnos ante el decisor de nuestro próximo puesto de trabajo.

En cuanto al fondo, a continuación os dejamos unas pautas de temas que podéis seguir para prepararlo:

  • Crecimiento y desarrollo en el puesto actual.
  • Gestión de equipos.
  • Consecución de objetivos.
  • Capacidad de desarrollo de personas.
  • Próximo objetivo profesional.

Cuando preparemos este texto resaltaremos las ideas principales y omitiremos detalles que puedan desviar la atención. Queda claro que hemos eliminado los detalles personales o hablar específicamente de las razones del cambio, luego explicamos el por qué.

En cuanto a la forma de hacerlo, tres ideas interesantes a tener en cuenta:

  • No dar demasiada información hablando muy deprisa, es mejor hablar más lentamente y resaltar lo principal. Dejar la puerta abierta a que nos pregunten más.
  • Hablar en primera persona del singular. Somos nosotros que nos presentamos, no estamos presentando en “genérico”.
  • Hablar en presente, tiene más fuerza.

A partir de aquí, lo más normal es que la persona pregunte otras cosas para saber más sobre nosotros. Lo que puede preguntar es muy amplio pero lo que realmente se suele preguntar está normalmente relacionado con alguno de estos cuatro temas:

  • Motivos del cambio o de la salida
  • Preguntas sobre posiciones anteriores
  • Preguntas sobre los logros en esta posición (si hemos comunicado bien las ideas principales)
  • Preguntas sobre la situación personal

Es interesante también prepararse respuestas concretas y claras a estas preguntas que nos permitan dar una imagen global de persona firme y profesional.

Esperamos que estas ideas os gusten y os sirvan. Debéis dedicar tiempo a  trabajar sobre vuestro discurso para que sea coherente y muy enfocado a lograr su objetivo.