shutterstock_178558838
Muchas organizaciones tienen empleados poco involucrados con el trabajo que brindan y con la propia organización. Esta causa produce  un encontronazo negativo sobre la productividad.

Una de las grandes responsabilidades de cualquier directivo es comprender el compromiso que deben tener sus trabajadores con el plan de la organización , que formen parte de los triunfos de la misma.

La comunicación de los pensamientos en el fuero interno de la organización es importante si se quiere dejar una huella igualitaria sobre el cliente. Ante esto es de vital importancia establecer tácticas de comunicación interna, para que ante un mismo servicio o producto no se produzcan posturas disonantes.

Oímos hablar continuamente de la palabra universalidad. Todo se universaliza el trabajo, las parcelas económicas  y todo esto conlleva que todos tengamos que aclimatarnos a ello.

En este proceso de aclimatación hay una pieza clave que es el compromiso de los trabajadores.

Para que cualquier trabajador tome en cuenta ese compromiso debe asentarse un contrato psicológico con la organización. La organización se erige como si fuese un bazar en el que los propios trabajadores son consumidores internos de la  misma.

Normalmente en el mundo del marketing está figura es conocida con la noción de marketing interno para enaltecer la función que realiza la comunicación interna dentro de cualquier organización. Con mayor asiduidad cada día aparece la exigencia de una buena comunicación entre los responsables organizacionales y los trabajadores que escuchan a los consumidores.

Podemos definir la comunicación interna como el desarrollo de la comunicación entre los responsables de la organización y todos los trabajadores, con el propósito de crear una virtuosa imagen interna.

  • Creación de un buen clima laboral dónde deben confluir las metas de los trabajadores con los de la organización.
  • Armonización de la dirección empresarial desde la parte directiva hasta la situación más práctica de cualquier trabajador.
  • Producir emociones positivas en el quehacer diario.
  • Debe tenerse en cuenta la comunicación de abajo a arriba así como la información circulante en sentido opuesto.
  • Debe profundizarse en la motivación de los trabajadores para conseguir la fidelización y que estén más predispuestos a ese compromiso con la organización.

Debemos tener en cuenta que la imagen empresarial es la que es difundida por los trabajadores que forman parte de ella. Es bajo esta premisa dónde la comunicación interna resulta vital todos los trabajadores deben estar al corriente de los posibles cambios que acontezcan en la misma, lo que provocará que se sientan partícipes del plan común y que difundirán el mensaje sobre esta.

Que se pretende con todo aquello una imagen única tanto interna como externa.Las organizaciones deben dedicar tiempo y esfuerzo a conseguir que sus trabajadores se comprometan.

Una pregunta que puede surgir es : ¿Cómo deberían las organizaciones a través de su comunicación interna poder conseguir la implicación de sus trabajadores?

Contestar a esto es comprender “el compromiso” por y en la propia organización.