shutterstock_99130595

Cuando una organización sufre una bancarrota no sólo afecta a sus propietarios sino todos los actores sociales que con interés y fruto de la toma de decisiones y fines que tiene una organización se puedan ver perjudicados tanto de manera positiva como negativa. Estos actores sociales son los que conocemos como stakeholders .

La denominación de stakeholders surge de Edward Freeman y lo definió como “todas aquellas personas, actividades o entidades que se pudiesen ver afectadas por la actividad de una organización” .

Existen dos tipos de stakeholders:

  • Preferentes: Son aquellos que intervienen en la organización . Son las personas que poseen una correspondencia de carácter económico accionistas, clientes, trabajadores etc. 
  • Accidentales: Son aquellas personas que no estando ligadas con la organización si pueden verse afectadas por la actividad de la organización. Aquí encontraríamos a las ONGS, los medios de comunicación.

Los  stakeholders deben poseer ciertas cualidades como son:

  • Legalidad . Es la autenticidad observada de la consulta de un stakeholder.
  • Aptitud que ocasione una consecuencia en la organización
  • Es la categoría que reclama el interés cercano.

Las organizaciones  y los  stakeholders deben tener una comunicación muy fluida y instaurar canales de humanización para un desenvolvimiento sustentable y para establecer las exigencias que la organización debe asumir siempre.

Las organizaciones y sus stakeholders  tienen un papel fundamental para liderar un futuro mejor en éstas sobre todo desde la dirección debiendo fomentar un desenvolvimiento sustentable y que sea inspeccionado por la población. Ante esto las organizaciones debe poner en práctica la responsabilidad social que debe ser de carácter voluntario y en función de la política que cada organización siga.

El buen liderazgo se nota tanto en la organización desde el punto de vista interno como en la relación que se establezca con el entorno externo. No todos los líderes tienen la misma capacidad de negociación pero esto tendrá una influencia sobre la propia organización independientemente del liderazgo ejercido desde un punto de vista formal o informal.

La responsabilidad social organizacional es cambiar el chip de muchas organizaciones y conseguir un nexo entre éstas y sus stakeholders y así conseguir beneficios de carácter medioambiental, económico que ayuden a ambas partes. Pero para obtener todo esto se necesita el trabajo en equipo.

La responsabilidad social se puede explicar como “la investigación y unificación en sus acciones por parte de las organizaciones, de las inquietudes sociales y medioambientales, que conlleva el establecimiento de praxis que complazcan dichas inquietudes y constituyan vínculos con los interlocutores”.

Han surgido en los últimos tiempos muchos proyectos que  han promovido  la responsabilidad social corporativa en la estrategia empresarial teniendo como fin el impulsar la colaboración con el desenvolvimiento sustentable así como promover las intervenciones de las organizaciones en el entorno en el que desarrollan su actividad.


Este es nuestro último post hasta septiembre. El equipo de evoluciona_t nos vamos de vacaciones, volveremos después del verano con energías renovadas y algunas novedades.

Deseamos que tengáis unos días de descanso y que los disfrutéis a tope. Hasta la vuelta!!