La incorporación de un profesional en una organización conlleva la admisión en un equipo de trabajo, la adaptación a una cultura corporativa y la asunción de unos objetivos o metas. Por ello, cobra especial importancia el preparar y planificar la acogida de los nuevos empleados.

Para la mayoría de nosotros, sigue siendo trascendental el primer impacto que percibimos de una organización. Esta primera toma de contacto va a ser relevante pues va a influir en nuestro proceso de identificación con la compañía, en las primeras semanas de inicio del proyecto.

La incorporación de un profesional en una organización conlleva la admisión en un equipo de trabajo, la adaptación a una cultura corporativa y la asunción de unos objetivos o metas. Por ello, cobra especial importancia el preparar y planificar la acogida de los nuevos empleados.

Podemos concretar el Plan de Acogida como aquella acción de la organización orientada a incorporar a un nuevo colaborador en el seno de la misma.

Esta labor puede tener diferentes objetivos enfocados a que la persona esté informada y conozca:

  • La misión, visión y valores de la organización.
  • El organigrama y personas de referencia.
  • Los protocolos internos y código ético.
  • Su área funcional, los colegas de trabajo y los colaboradores.
  • La normativa de seguridad y salud.
  • Sus funciones y responsabilidades (habitualmente ampliado en la Job Description)…

Una vez que el nuevo empleado conozca (e integre en algunos casos) estos objetivos estará en condiciones de vencer el estrés inicial generado por incorporarse al nuevo sistema organizativo y ya estará preparado para realizar sus funciones adecuadamente… y después de los primeros meses focalizarse  en la consecución de los objetivos y metas requeridos en su puesto.