El_networking_dar_recibir_valor

Aportar valor y recibir valor; pero siempre, absolutamente siempre, buscando un objetivo claro y sabiéndolo comunicar.

Muchas veces, cuando hemos perdido el trabajo, lo que nos sale de forma natural es enviar el CV a todos nuestros contactos, explicándoles y pidiendo ayuda… desde evoluciona_t no creemos que sea la mejor idea en un primer momento; como siempre aconsejamos, es mejor dar un paso atrás y mirarlo con distancia, con frialdad. Aunque la situación económica no sea la mejor, la distancia nos ayudará a verlo en perspectiva y a tomar la mejor decisión de cara a nuestro futuro inmediato.

Para nosotros, el proceso de networking es muy importante hoy en día. Según las cifras que manejamos, el 60% de las ofertas son “ocultas”, no se publican, y se cubren a través del networking. Pensamos que es muy interesante no perder el control de la propia red de networking con acciones tipo la que hemos comentado en el párrafo anterior que sería una “huida hacia delante”.

Un buen networking es aquel que nos aporta valor pero al que también aportamos valor.

Unas ideas…

1. La gente responde mejor a las peticiones de consejo que a las peticiones de trabajo

Hoy todos sabemos que no hay muchas posiciones libres en el mercado y hay poca rotación, si queremos optar o al menos, conocer si hay posiciones en el sector que nos gusta, podemos elegir 20 o 30 empresas y ver qué contactos de primer o segundo nivel tenemos en esas empresas.

Una vez identificados, lo interesante podría ser un acercamiento tipo: ¿Conoces a alguien en esta empresa? Me interesaría saber más sobre ellos y sobre cómo puede ser trabajar allí. Es una empresa que me parece interesante.

2. Grupos en LinkedIn

Cuando formas parte de un determinado grupo en LinkedIn, por ahora, se permite el envío de contactos con otros miembros con los que a priori podemos no tener nada en común.

En este caso, el mail debería ser en un tono muy profesional tipo “(Nos presentamos) …querría pedirte si me puedes orientar, dada tu carrera profesional en qué tipo de necesidades tienen las empresas de tal sector en lo referente a (el tema que nos interese)”

3. Pierde el miedo al networking y busca resultados.

El networking es una herramienta que nos permite conocernos mejor, ver cómo somos en relación a los demás, nos ayuda a ver puntos de mejora y las fortalezas que desarrollamos y somos capaces de hacer aflorar durante una conversación.

Pero, ¿y los eventos offline?

1. Vence a la timidez

En primer lugar, deberemos desterrar pensamientos del tipo

  • No quiero que me rechacen
  • No quiero parecer desesperado
  • No quiero parecer tonto
  • No tengo nada que decir
  • No quiero sonar demasiado vendedor
  • No quiero hablar con esa persona que no me gusta

Una vez eliminamos estos pensamientos del discurso, deberíamos ser capaces de hablar sosegadamente de lo que sabemos o podemos hacer a nivel profesional.

2. Elaborar una descripción de nosotros de 1 minuto.

¿Tenemos dos minutos? Mejor en uno.

En este rato tenemos que saber presentarnos y dar como máximo tres ideas principales de quien somos y lo que hemos hecho o queremos hacer.

3. Si vamos con amigos no socializaremos con ellos

Los eventos de networking son para conocer a otras personas, no para hablar con las personas que ya conocemos. Es mucho más enriquecedor separarse y encontrarse de nuevo más tarde.

4. Escuchemos antes de hablar

Una vez nos presentamos, lo mejor es escuchar a la otra persona y preguntarle, se crea un vínculo mucho más estrecho entre los dos. En general a las personas no les gusta alguien que habla solamente de sí mismo para darse a conocer.

5. El cierre

El cierre es una de las partes críticas del proceso. Es el momento en el que tenemos que ser capaces de emplazarnos a otro encuentro o de intercambiar tarjetas con una finalidad concreta: vernos, volver a hablar, presentarnos a otra persona,…

Aportar valor y recibir valor; pero siempre, absolutamente siempre, buscando un objetivo claro y sabiéndolo comunicar.