oobras_o_no_cobras

Emprender o no emprender, el gran dilema. Es importante asumir el riesgo teniendo en cuenta todos los ángulos.

Siempre decimos que desde evoluciona_t, hemos visto a muchos profesionales de gran nivel lanzarse y emprender un negocio, una startup. También afirmamos que esto es lo que hoy por hoy está construyendo el próximo tejido empresarial que sustentará la siguiente generación económica; pero, ¿a qué precio? Este contexto en el que mucha gente se ha lanzado a emprender nuevos negocios, da pie para reflexionar sobre lo que somos profesionalmente hablando, lo que hacemos y cómo lo hacemos.

Ser emprendedor quiere decir tener una idea y llevarla a cabo; pero todos tenemos un contexto personal que debemos proteger y en muchas ocasiones, ser emprendedor implica no cobrar un sueldo o tener un sueldo bajo. ¿Es recomendable? Depende del objetivo personal de cada uno con respecto a su negocio y depende también del perfil de riesgo que cada uno tiene. Es una decisión personal pero la perspectiva que no debemos perder si emprendemos es que también implicará un sacrificio personal muy grande, demasiado grande en algunos casos… ¿vale la pena correr ese riesgo?

Esta pregunta no hace falta contestarla en público sino a uno mismo; pero muy sinceramente y sin hacernos trampas al solitario. Si vale la pena, adelante, emprender es una carrera de fondo que no dura un año ni dos, muchas veces dura ya para siempre, en el mismo negocio o en otros; pero si dudamos, o si no cobrar nos produce angustia, si no saber qué va a pasar al día siguiente no nos deja dormir, nuestra forma de vida no es la de un emprendedor… no es malo ser así, es una realidad de la que más vale darse cuenta al inicio del proceso, cuando todavía no hemos arriesgado.

Pero no emprender y tener un trabajo por cuenta ajena no quiere decir en muchos casos tener el sueldo acorde a la categoría o a la experiencia… y eso también puede pesar mucho. Si bien hoy, ya después de 6 años de un contexto económico complejo, la mayoría de nosotros hemos ajustado nuestras expectativas salariales a la baja pero también nuestro modo y nivel de vida…

En cualquier caso, volviendo a la decisión sobre emprender o no emprender, ésta no debe basarse en tener o no tener un sueldo sino en si con nuestro perfil profesional y de enfoque al riesgo lo podemos asumir teniendo en cuenta todos los ángulos y uno más, hoy el suelo de barro lo tenemos todos, seamos emprendedores o no.

Después de todo, nosotros nos preguntamos si cobrar o no cobrar es la pregunta, creemos que no, para nosotros la pregunta es ¿hasta dónde queremos llegar?

Esto marcará la dirección de nuestro próximo paso.